On Screen Facebook Popup by Infofru

Recibe las actualizaciones en Facebook. Haz clic en el botón debajo

Close

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, María Zajárova, ha afirmado este 28 de marzo que Rusia y Venezuela no son provincias de EE.UU. y por eso Washington no tiene derecho a decirles cómo deben desarrollar sus relaciones bilaterales.

"En cuanto a las declaraciones del presidente y el secretario de Estado de EE.UU., vemos en ellas un intento arrogante de dictar a dos Estados soberanos cómo deben construir relaciones", ha reiterado la vocera, añadiendo que "ni Rusia ni Venezuela son provincias de EE.UU.".

Zajárova ha recordado que Moscú envió sus especialistas a Caracas en el marco de un acuerdo bilateral intergubernamental sobre la colaboración técnica-militar. "No hemos violado nada: ni acuerdos internacionales, ni legislación interna de Venezuela", ha reiterado, precisando que Rusia no "cambia el equilibrio de poder en la región" y "no amenaza a nadie".

Mientras que el Kremlin apoya la autoridad legítima, que fue elegida por el pueblo venezolano, EE.UU. lleva a cabo "una serie de acciones sistemáticas, dirigidas a la desestabilización de la situación" en el país latinoamericano. Entre las medidas en cuestión ha mencionado la imposición de sanciones contra el sector financiero, petrolero y de la producción de oro, intentos de entregar ayuda humanitaria "por la fuerza" y "actos de sabotaje" contra el sistema energético de la nación.

"Todo esto es una provocación intencionada del caos, de la disolución del Estado, como resultado de la cual puede no haber ganadores", indicó.

La vocera ha subrayado que Rusia sigue "brindando asistencia al Gobierno legítimo de este país para la estabilización de la situación política interna y solución de la crisis social y económica".

El presidente de EE.UU., Donald Trump, declaró este miércoles que "Rusia tiene que salir" de Venezuela y señaló que "todas las opciones" están abiertas para que eso suceda. Estos pronunciamientos se dan luego de que dos aviones militares rusos, con integrantes del Ejército de ese país, aterrizaran en Venezuela el pasado fin de semana, según relató una fuente de Caracas a la agencia RIA Novosti.

La investigación del fiscal especial Robert Mueller no ha encontrado pruebas que incriminen al presidente estadounidense, Donald Trump, ni por haber conspirado con Rusia en las elecciones de 2016 ni por haber obstruido la justicia, aunque dejó la puerta abierta a este último cargo.

“La investigación del fiscal especial no encontró que la campaña de Trump ni ninguna de las personas relacionadas con ella conspiraron o coordinaron con Rusia sus esfuerzos por influir en las elecciones presidenciales de los EE.UU. de 2016”, escribió ayer el fiscal general, William Barr en una carta enviada este a los comités judiciales de la Cámara y del Senado.

Descartando críticas de legisladores republicanos, el exabogado personal del presidente Donald Trump declaró bajo juramento el miércoles que éste supo antes de tiempo y festejó la noticia de que WikiLeaks tenía emails perjudiciales para la campaña presidencial de Hillary Clinton. Además aseguró que Trump es “racista”, “estafador” y “mentiroso”.

Convocado a declarar por la mayoría demócrata a pesar de las objeciones republicanas, Michael Cohen insinuó que Trump le dijo implícitamente que mintiera sobre un negocio inmobiliario en Moscú. Cohen se ha declarado culpable de mentirle al Congreso acerca del negocio. Dijo que Trump estaba enterado de eso cuando Cohen negociaba con Rusia durante la campaña electoral de 2019.

La audiencia produjo el retrato más demoledor hasta la fecha de la campaña y las operaciones empresariales de Trump de parte de quien fuera miembro de su círculo íntimo. Fue el paso más reciente de la evolución de Cohen desde ser el encargado de solucionar los problemas legales del presidente _alguna vez se jactó de que “recibiría un balazo” para protegerlo_ a enemigo que lo ha implicado en violaciones a las leyes federales de financiación de campañas.


“Me avergüenzo de mi debilidad y mi lealtad mal dirigida, de las cosas que hice para el señor Trump con tal de proteger y promoverlo”, dijo Cohen. “Me avergüenzo de decidir tomar parte en los actos ilícitos del señor Trump en lugar de escuchar a mi propia conciencia. Me avergüenzo porque sé lo que es el señor Trump”.

Los demócratas interrogaron a Cohen en detalle sobre sus acusaciones a Trump, en tanto los republicanos de la Comisión de Supervisión optaron por atacar al declarante y su credibilidad”.

Acusado por un legislador republicano de ser un mentiroso patológico, Cohen respondió, “señor, ¿se refiere usted a mí o al presidente?”.

En un tramo de su declaración, Cohen dijo que los fiscales en Nueva York están investigando las conversaciones que tuvieron Trump o sus asesores con él después que el FBI allanó su cuarto de hotel en busca de documentos.

Un legislador demócrata le preguntó sobre el último contacto que tuvo con Trump o cualquiera de sus agentes.

Cohen dijo que eso sucedió unos dos meses después del allanamiento del FBI, en abril de 2018. Pero se negó a entrar en detalles concretos y dijo que los fiscales federales estaban investigando el asunto.

En cuanto a los correos de Clinton, la declaración de Cohen de que Trump sabía de antemano sobre las filtraciones de WikiLeaks contradicen la afirmación del presidente de que desconocía todo, pero no estaba claro qué pruebas poseía Cohen para sustentar esa afirmación o hasta qué punto sería legalmente perjudicial para el presidente.

El fiscal especial Robert Mueller, que investiga la injerencia rusa en las elecciones, no ha insinuado que el solo hecho de estar al tanto de los planes de WikiLeaks, como presuntamente lo estuvo Roger Stone, un confidente de Trump, constituya de por sí un delito.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el miércoles a los estadounidenses que no vayan a Venezuela ante la crisis política.

En un tuit publicado en la madrugada del miércoles, Trump escribió que hay una “protesta masiva prevista para hoy”. “Los estadounidenses no deberían viajar a Venezuela hasta nuevo aviso”, agregó.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dio un giro a su estrategia a favor del muro al anunciar un mensaje a la nación y una visita a la frontera con México, en la tercera semana de un cierre administrativo sin visos de solución.

Trump buscará sumar apoyos en la opinión pública al abordar en una alocución que se transmitirá hoy en un horario de máxima audiencia la “crisis” que vive el país en la frontera sur, a la que llegará dos días después para reunirse con las autoridades en la zona.

“Me complace informarles de que me dirigiré a la Nación sobre la crisis humanitaria y de seguridad nacional en nuestra frontera sur”, dijo Trump en su cuenta de Twitter.

El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó hoy con declarar una emergencia nacional para ordenar la construcción de un muro fronterizo con México sin la necesidad de la aprobación de fondos por parte del Congreso.

“Lo puedo hacer si quiero”, dijo Trump en una rueda de prensa al ser preguntado sobre esa posibilidad para empezar a construir el muro sin el visto bueno del Congreso, debido a la negativa de los demócratas a aprobar su financiación.

El mandatario hizo esta afirmación a los periodistas en la Casa Blanca después de reunirse con los líderes demócratas del Congreso para tratar el cierre parcial de la Administración, que dura ya dos semanas y que mantiene una cuarta parte del Gobierno paralizado.

“Podemos declarar una emergencia nacional y construirlo muy rápidamente. No lo he hecho, pero quizás lo haga. Pero si podemos hacerlo a través de una negociación, lo vamos a intentar”, argumentó Trump.

Página 1 de 18

Acceso sin limites

No tendría palabras para definir el trato que me han brindado sus productores, primero cuando labores para ellos en radio y ahora en esta naciente idea de televisión. Cuando fui elegido para estar de cerca con esta pareja, sentí una gran satisfacción al saber que siguen tomando en cuenta mi labor en este fabuloso mundo del deporte.